La oruga (Suehiro Maruo)



Hace ya más de 2 años y medio que publiqué una crítica (muy positiva) de “La extraña historia de la isla panorama”, que por entonces era la obra más reciente de Suehiro Maruo.

Al final de aquella reseña comentaba que Maruo estaba trabajando en una nueva obra llamada “La oruga” y que esperaba que la editorial  Glénat nos la trajese. Dicho y hecho, desde hace unos pocos meses está disponible en las tiendas españolas.

La edición en general es muy similar a la de la isla panorama a nivel físico, pero el precio ha subido considerablemente. 12€ por un tomo que tiene la mitad de páginas que aquel: 144. Es decir, la mitad de páginas por solo 3 euros menos (La isla panorama costaba 15€).

Vuelve a tratarse de una adaptación de un relato de Rampo Edogawa, aunque en este caso con bastantes más puntos en común con anteriores obras de Maruo como “Midori”, con una atmósfera incómoda y malsana, y una violencia y sexo ampliamente explícitos. En su época el relato fue censurado abiertamente por el gobierno japonés, que veía en él una desagradable crítica hacia los conflictos bélicos en que Japón había participado.

Sinopsis: Tras la guerra contra los rusos, un un militar condecorado vuelve a casa con terribles secuelas: perdió los dos brazos, las piernas, el habla y el oído. Con resignación y paciencia, su esposa debe hacerse cargo de él las 24 horas del día mientras ve como su familia no quiere saber nada de él. Esta vacía existencia provocará que todo se convierta en una rutina consistente en comer, lavar y sexo de la que parece imposible salir.



Aunque hay un extenso flashback, la realidad es que la mayor parte del relato ocurre dentro de la habitación del militar. Los diversos encuentros entre los dos personajes son mostrados de forma totalmente cruda y gráfica, pero acompañados del habitual simbolismo de Maruo: deformaciones, insectos, expresiones sucias y grotescas… son dos personajes encerrados que ni siquiera disfrutan de aquello que hacen.

Maruo nos regala algunas dobles páginas exquisitamente dibujadas, repletas de detalles y de su gran estilo personal. Sabe que buena parte de lo que dibuja repele al lector, y juega con ello abiertamente, sabiendo que es la atracción/repulsión lo que lleva al lector a sumergirse en su historia.

Es un manga indudablemente para adultos (un porcentaje muy alto de las páginas son totalmente explícitas), que debería ser leído por aquellos que ya saben de antemano lo que se pueden encontrar. No he querido incluir imágenes que muestren contenido real del cómic, porque se trata de una entrada abierta sin restricción de edad. Como decían antiguamente: “Para mayores de edad, con reparos”.

2 comentarios:

Aurora Alberca dijo...

¿Estás pensando en pillartela?
He descubierto que no he leído nada de este tipo y admito que el contenido se me hace duro de superar, pero a raíz de tu entrada me pica la curiosidad :)

Tonk82 dijo...

Si hago una review de algo normalmente es porque ya lo he leído, y rara vez leo manga que no sea comprado.

He tardado estos meses en comentarlo porque estuve esperando a tener una buena semana para comprarlo xD

De Maruo tengo unos 6 tomos creo. Me fastidia porque Midori lo tuve en su día, lo dejé y me desapareció =_= así que estoy pendiente de re-comprarlo un día.