Kino's Journey (Kino no Tabi, Ryutaro Nakamura - 2003)



El origen

La novelas ligeras (Light novels) llevan muy de moda unos cuantos años y las adaptaciones animadas de ellas abundan. Y no nos vamos a engañar, buena parte de ellas son bastante mediocres.

La principal razón de que en general tenga esa impresión es que en algunas de las light novels más celebres se junta una prosa sencilla con una historia claramente enfocada a un grupo muy concreto de fans (romance, harems, otakus…) sin tratar de hacer algo realmente interesante.

Pero como en todo medio, si lo miramos en perspectiva, hay algunas novelas muy destacables que además han gozado de grandes adaptaciones en animación. Las que mejor suelen funcionar son aquellas que ofrecen conceptos o ideas novedosos y tienen algo que contar. Kino’s Journey forma parte de ese selecto grupo.

Las novelas empezaron a publicarse en el 2000 y siguen en curso, con ya 16 entregas. Han gozado de bastante popularidad y su autor, Keiichi Sigsawa, ha logrado mantener un alto nivel de calidad todos estos años.

Kino’s Journey: The beautiful World

Emitida en 2003, “Kino’s journey: The beautiful world” es la adaptación animada de esas novelas ligeras y es lo único de toda la franquicia que ha llegado a occidente junto a la primera novela, que desgraciadamente a día de hoy está descatalogadísima.

Sigue una estructura muy parecida a la de los libros: diferentes historias, que a veces ocupan episodios enteros y a veces solo unos pocos minutos, observando los lugares y sociedades por las que pasa el personaje protagonista Kino y su parlanchina moto Hermes.

Kino se autodenomina como “un viajero” y la serie está repleta de reflexiones sobre lo que eso significa. En cada historia llega a un país/ciudad diferente, con sus propias costumbres y peculiaridades. Solo permanece en cada sitio 3 días, para no echar raices e intenta no hacer valoraciones subjetivas que lo que ocurre a su alrededor. Se comporta como un espectador, dentro de lo posible.

Hermes, la moto, puede hablar claramente para provocar una interacción entre ella y el personaje principal. Provoca un contraste muy curioso. Sus reacciones a veces son bastante simples e infantiles, y sin embargo tiende a hacer las preguntas más importantes y directas, ya que le cuesta entender a los seres humanos.



El mundo en que ocurre todo no intenta ser en absoluto creíble. Según lo que pretendan contar en cada arco, la ciudad y personas que la habitan serán totalmente diferentes. O lo que es lo mismo, podemos pasar de un país que parece puramente medieval a otro que casi parece de finales del XIX. No hay ningún interés en hacer un mundo cohesionado entre si, y haber tratado de hacerlo habría sudo un gran error.

En la serie lo que importa es lo que ven los ojos de Kino, y constantemente hay lecturas importantes sobre naturaleza humana. Cada vez que alguien dice algo así sobre una serie, suelen referirse a que tiene una evidente carga de moralina. Kino’s journey es en ese aspecto la antítesis de “lo habitual”.

La serie es madura, seria y con un gusto muy acertado por no dar al espectador lo que está esperando. No siempre la razón detrás de cada historia está clara y lo que tienen que decir sobre el hombre, es en muchas ocasiones bastante terrible. Una de las frases más memorables de la serie es: “El mundo no es bello… y eso es lo que hace que lo sea”. Es fácil acabar un episodio y tener que pensar durante unos minutos que implicaciones tiene y qué se puede deducir de él, ya que no suelen tener conclusiones obvias (al menos no siempre).

Trasladar este tipo de historias a la pantalla de televisión es una tarea muy complicada, y en este caso es fácil ver que no se contó con un presupuesto demasiado brillante. El resultado final sin embargo es magnífico, porque eligieron a la persona más idónea para la tarea: Ryutaro Nakamura (Serial Experiments Lain, Ghost Hound…), todo un especialista en historias atmosféricas y sugerentes, que se sabe mover como pez en el agua en estos medios.



Visualmente como digo, se nota que es una serie modesta económicamente. Una de las decisiones que más llama la atención es que toda la serie tiene un filtro como de líneas horizontales constantemente. No es un error, está puesto ahí deliberadamente para hacer que la imagen sea menos definida y para provocar algo más de distancia entre el espectador y los hechos que ocurren. Su aspecto visual puede llamar a engaño, está claramente enfocada temáticamente a unos espectadores con una edad ya bastante avanzada.

Está muy fundamentada en el dialogo constante, pero el director se las apaña para no hacerlo nada tedioso. El constante movimiento de un país a otro, con situaciones totalmente cambiantes y tonos diferentes dan lugar a una serie muy variada.

Pocas cosas más puedo añadir: kino’s journey es una serie absolutamente maravillosa. Diferente, única, con un tono sorprendente y que no se conforma con ir sobre seguro, asumiendo riesgos a lo largo del camino que recorremos junto a Kino. Sin duda, una de las mejores series que han salido de Japón en los últimos 10 años.

El OVA y las películas

Hay otras 3 producciones animadas relacionadas con Kino.

-Episodio 00 o Prologue: Aunque su nombre parezca indicar lo contrario, apareció 2 años después de la serie de TV, como un bonus en la edición física de la primera película y sigue 100% el mismo estilo que la serie, solo que con 12 minutos de duración. Puede considerarse como un capitulo más.

- Kino’s journey - Life goes on - : La primera película, de media hora de duración. Tiene conexión con la serie y narra alguna cosa relativamente importante. No la dirigió Nakamura y se nota un poco en el ritmo. Aún así sigue conservando la calidad que se espera de ella y responde a algunas pequeñas cuestiones sobre la serie.



Kino’s Journey - the country of illness -: La segunda película salió todavía más tarde, ya en el año 2007. Nakamura volvió a sentarse en la silla de director para adaptar otra historia de Kino.
Cambió el estudio de animación (Shaft) y se nota desde el primer fotograma. La animación es de muy alta calidad y pierde el filtro a base de líneas. Tiene algunos efectos en 3D que no acaban de quedar del todo bien y en general el aspecto es bueno pero un poco chocante acostumbrados a la serie de Tv. A diferencia de la primera, esta si tiene “calidad de película”.

Narra la llegada de Kino a una avanzada ciudad subterránea que a simple vista parece perfecta en todo… salvo porque una misteriosa enfermedad afecta a un porcentaje muy bajo de la población y son incapaces de encontrar una cura.

Es una gran historia que funciona como un capitulo levemente alargado (media hora) muy bien animado y narrado. Tras acabarlo queda la sensación de que “mas Kino” siempre es una buena cosa.
No se ha vuelto a adaptar nada más y el director Nakamura, tras hacer Ghost Hound, está desaparecido. Despera (que se canceló por sus problemas de salud) no se ha reanudado, así que tristemente podemos suponer que sigue sin estar en condiciones de volver al trabajo. 

-----------------------------

Nada de lo comentado ha sido editado en nuestro país. En estados unidos se publicó la primera novela (sin que haya tenido continuidad) y la serie de TV. Probablemente debido a que cada cosa salió en una época diferente, ni el OVA ni las 2 películas han salido de Japón.

3 comentarios:

Abuelo Igor dijo...

A mí es una serie que me parece maravillosa, con un ambiente y una magia difíciles de superar, y una lección magistral de lo que es un producto "para adultos" de verdad, en el sentido real del término, sin nada que ver con los tópicos de sexo, violencia y demás. Siempre me acordaré del capítulo aquel sobre el tema de "todos nos comemos unos a otros", que se podía haber prestado a un sensacionalismo increíble y sin embargo impactaba más a fuerza de abordar el asunto en plan sutil y poético.

Tonk82 dijo...

La verdad es que ese capítulo es memorable. Es uno de los que más se suele recordar tras acabar la serie, y con bastante razón. Logra impactar sin depender ni de los sonoro ni de lo visual, es como una bofetada de realidad bien dada.

Una serie magnífica, que en general en occidente ha pasado muy de tapadillo.

Me alegro de que la llegases a ver y te convenciese.

Aurora Alberca dijo...

Aunque me temo que la novela no la podré leer, intentaré echarle un vistazo al anime, a ver que tal :)