Samed, el duende mágico (Onegai! Samia-don, Osamu Kobayashi - 1985)

A finales de los 80 se emitió en España "Samed, el duende mágico", adaptación animada de uno de los grandes clásicos de la literatura infantil británica. Dudo que la serie tenga una fama especial hoy en día, pero probablemente mucha gente la recuerde de cuando eran pequeños.


La novela

El origen del anime hay que buscarlo en "Five children and it" (Cinco chicos y esto, según algunas traducciones) publicada en 1902. Fue obra de Edith Nesbit, una de las grandes escritoras de literatura infantil de principios del siglo veinte.

Robert, Anthea, Cyril, Jane y un bebé, son los chicos protagonistas y se acaban de mudar a una nueva casa, en medio del campo. En una cantera cercana se encuentran con un extraño ser llamado Psammead, un hado de arena que tiene la capacidad de conceder un deseo al día.

El libro es básicamente una recopilación de historias cortas, cada una de ellas lidiando con las consecuencias del deseo diario que piden los chicos. Como suele ser tradicional en este tipo de narrativa, las consecuencias de sus deseos no suelen ser las que ellos esperan y la interpretación que Psammead hace suele ser muy discutible.


El anime

Mas de ocho décadas después, el estudio Tokyo Movie Shinsa se animó a adaptarlo para las televisiones japonesas. No se hasta que punto tuvo que ver, pero parece probable que el éxito de Doraemon influyese en al decisión. Doraemon tenía una premisa algo similar al libro de Nesbit, y ya se habían producido adaptaciones animadas en el 73 y en el 79, siendo la segunda la que conocemos popularmente en occidente.


La historia de base es la misma, pero cambian diversos elementos. Los protagonistas son 3 hermanos (el mayor, un chico algo gordito y una niña mas pequeña), pero la serie añade de forma recurrente a una vecina que se hace amiga suya. Es un añadido que funciona bien, porque el hermano mayor está enamorado de ella y da lugar a bastantes situaciones cómicas.

También Samed está bastante cambiado. Es de color amarillo y peludo en todo el cuerpo, bajito y rechoncho. Han mantenido sus ojos telescópicos, pero le han reducido las orejas y le han puesto un enorme sombrero azul. En general es reconocible, pero es muchísimo mas "mono" que en las ilustraciones habituales de los libros.


La actitud de Samed en el anime es mas bien de indiferencia. Es un tipo que suele conceder los deseos a regañadientes (de ahí el título en japonés, que es ellos pidiéndoselo por favor con un tono muy formal), y la mayor parte del tiempo solo hace el vago y refunfuña por todo. Le encanta comer neumáticos y huye del agua porque dice que le pone enfermo.
Y así iba avanzando la serie. En cada episodio se pedía un nuevo deseo que acababa provocando problemas, y se resolvía todo al final (el deseo siempre se rompe al ponerse el sol). Para darle mayor variedad fueron introduciendo progresivamente mas personajes, como otro chico estudioso algo marisabidillo, o una especie de versión femenina de "Samed" que quiere casarse con él.


Lo que resultó al final es una serie muy maja, sobre todo para el sector de edad al que está dirigida. Muy colorida y con mucho humor, un apartado audiovisual mas que competente, y la suficiente variedad entre historias como para que no se haga monótona. No tuvo ningún tipo de continuación y no ha sido reeditado en formato doméstico, que yo sepa.

2 comentarios:

sutalu dijo...

A destacar su pedazo tema de inicio y fin :) Recuerdo la serie sobre todo por eso.

PD: vi la entrada de tu blog en tu firma de vandal, y me dio por entrar, a ver de qué iba el blog.

Tonk82 dijo...

Pues gracias por la visita hombre ;) Y si, el OP y ED de la serie eran estupendos.