Tegami Bachi (Letter Bee, Hiroyuki Asada - 2006)

El Manga

El pasado Salón del Manga de Barcelona trajo bastantes novedades en materia de cómics, como suele ser habitual. Desgraciadamente a título personal, han sido pocas las cosas que me han interesado realmente.

Tegami Bachi es una de esas excepción. Alguno recordará a su autor, Hiroyuki Asada, por “Renka”, editada hace años por Planeta, o por sus contribuciones a “Robot”, publicada por Glénat. Con todo, es su primer manga de larga duración y seguramente ya es su obra más reconocible.



Se trata de un Shonen en toda regla, cosa que seguramente puede hacer recular a más de uno. Afortunadamente se aleja un poco de las dos corrientes mayoritarias de “Seré el tipo más fuerte del universo” y “¿Que hago yo rodeado de tantas mujeres?”, y ofrece una historia muy aventurera plagada de pequeñas historias personales y una sensacional ambientación.

El paralelismo más rápido que podría hacerse sería con Kino no Tabi/Kino´s Journey, por el protagonista viajando por diferentes países y enfrentado a diferentes historias. Tienen un tono bastante similar (muy recomendable la serie de Kino no Tabi a quien le guste Tegami Bachi).

La historia transcurre en un mundo en perpetua oscuridad que esta dividido en tres grandes regiones concéntricas separadas por rios. Solo en las ciudades se puede vivir de forma normal (gracias a un sol artificial que hay en la ciudad central). Los caminos que hay entre ciudades y pueblos son zonas oscuras y peligrosas, viajar entre ellas es complicado. Ahí es donde la figura de los Letter Bee (Carta abeja) se hacen fundamentales: son los mensajeros que se encargan de viajar entre ellas, y los únicos capaces de enfrentarse a los enormes insectos que pueblan el mundo. El protagonista es un chaval que está empezando en la profesión y quiere llegar a lo más alto para poder entrar en la ciudad central, donde cree que podría estar su madre.



Si algo destaca por encima de todo lo demás es el dibujo de Asada y la ambientación que rodea a los personajes. La luz juega constantemente un papel importante dando un halo semi-poético a algunas escenas. Se aprecia (y agradece) un gran intento de crear un mundo coherente y original.

Posiblemente lo más cuestionable es su tendencia a algunos momentos lacrimógenos, y que el protagonista tiene una tendencia a los lloros a veces algo desconcertante.

Por lo demás no me parece un cómic imprescindible. Es interesante, bien hecho, con algunos destellos de originalidad, aunque por momentos cae demasiado del lado melodramático. Yo lo sigo porque su ambientación me encanta y es casi un oasis entre tanto Shonen genérico de que está inundado últimamente Japón. Asada es un portento dibujando.

El Anime

No voy a dedicarle mucho espacio a la adaptación animada porque viendo que estaba anunciado para España, apenas vi unos pocos episodios.

Por un lado se publicó una OVA a finales del 2008 de media hora, a modo de capitulo especial. Después en el 2009 salió una temporada de 26 episodios, y este 2010 ha salido una segunda temporada.

Todas ellas cuentan con un apartado visual muy competente, en línea con el manga y siguen la historia de forma relativamente fiel. Con todo, hay dos cosas que me escaman bastante:

1.- El uso de ordenador para mostrar a los insectos gigantes, que desentona un montón.

2.-El hecho de que al ser un manga en curso, el anime recurre a material propio, “relleno” vamos.

Aunque no es de mala calidad por lo visto, alarga todavía más una historia que aun está en curso. Es un shonen que parece que va para largo, y el anime corre un gran riesgo añadiendo ese “relleno”.
Por lo demás, es una producción animada más que correcta.

1 comentario:

Arubeeka dijo...

Estoy de acuerdo contigo en casi todo. Este manga me gusta sobre todo por el dibujo, aunque confieso que los lloros del jóven protagonista me parecen más que tiernos :)
Intentaré echarle un ojo a Tino no Tabi.
Gracias!