Otoño 2009: Dos cortos de anime. La confesión de Fumiko y Cencoroll.

Mientras termino el post de animes de Otoño, me he dado cuenta de que hay dos propuestas muy pequeñas y muy curiosas, que me gustaría comentar por separado.

La primera de ellas, Fumiko no Kokuhaku, ha recorrido todo internet a una velocidad de espanto (casi tanto como su protagonista). Ya que su autor lo ha difundido libremente por la red, no veo ningún motivo para no enlazarlo. Apenas son dos minutos y medio. (Nota: La traducción no es mía, todo el mérito va para 13Jfdp13, que es quien lo ha subido subtitulado a Youtube)



Su autor es un estudiante universitario de animación, Hiroyasu Ishida, que aspira a ser director de anime. Aunque varios amigos suyos han colaborado en diversos aspectos de su realización, la mayor parte del trabajo esta realizada por él.

Cuando lo veo, no puedo evitar recordar animes como FLCL, o la desternillante secuencia de Lupin corriendo tejado abajo en la película de Hayao Miyazaki “El castillo de Cagliostro”. Ahora solo queda ver si su carrera irá hacia delante.

En segundo lugar, está Cencoroll, que muchos llevábamos un tiempo esperando. Su historia se remonta al 2005, cuando Atsuya Uki ganó el premio Grand Prix de kodansha con su manga corto “Amon Game”. Anime Innovation Tokyo surgió para esponsorizar proyectos independiente de anime, y eligió la historia corta de Uki para ser animada. Así, dirigido por el propio autor, se lanzó en el 2007 un corto, ya titulado Cencoroll, a través de la red, con un éxito tremendo. Lo pongo aquí a continuación.



Pero la historia sigue. Tras el abrumador éxito de la propuesta, Atsuya Uki se lanzó a hacer un corto de 30 minutos de animación, dibujado, animado, dirigido, y escrito por él mismo. La empresa de animación Aniplex, se ofreció por primera vez en su historia a dar respaldo al proyecto (a pesar de ser realizado por solo una persona). Y ha sido ahora, en pleno 2009 cuando ha salido a la luz esta pequeña película.



Con una historia más trabajada, un maravilloso estilo visual, y un acabado totalmente profesional, Cencoroll es una de las grandes sorpresas del año. La historia de esos seres deformes que se transforman según la voluntad psíquica de quien les controla, se narra de forma seria, pero con un sentido del humor muy atractivo. Con él, Uki confirma que es un nombre a seguir seriamente en el futuro, y que sabe dirigir muy bien.

Estos dos casos me recuerdan un poco a gente como Makoto Shinkai (Hoshi no koe, The place promised in our early days o 5 cm por segundo), o Yasuhiro Yoshiura (Eve no jikan, Pale Cocoon), directores/animadores que empezaron con obras pequeñas de muy alta calidad, y se han ido abriendo camino de una forma espectacular en la industria. ¿Llegarán igual de alto? Solo el tiempo lo dirá.

(Nota: Los vídeos han sido retirados de Youtube, lo siento.)

No hay comentarios: